ALEXANDRE ROBICQUETINVESTIGADOR INTELIGENCIA ARTIFICIAL

ALEXANDRE ROBICQUET

Investigador de Inteligencia Artificial, francés, 25 años. Digamos que es “el listillo de la clase”. Con tan solo un cuarto de siglo de vida, este parisino parece haber conseguido estirar mucho el tiempo en lo que a aprovechamiento académico se refiere. Graduado en la prestigiosa Universidad de Stanford (California) y asistente de investigación en el Departamento de Inteligencia Artificial, dedica gran parte de sus aptitudes científicas a fines meritorios. Pero él lo tiene claro: “el éxito es mirar a los ojos de quienes te quieren y ver en ellos lo orgullosos que están de ti. Lo fundamental es dejar una huella de amabilidad, sabiduría e inspiración tras cada uno de los pasos que das”.

Dirige su investigación, fundamentalmente, a los campos de la robótica, la medicina y el cuidado de la salud. Robicquet tiene claro que los límites, no son barreras. De hecho, uno de sus proyectos de investigación se centra en las imágenes por ultrasonido y la inteligencia artificial aplicada a la detección de cánceres precoces que no se pueden detectar debido a la ausencia de síntomas en las primeras etapas. Con las técnicas de reconstrucción en 3D se consigue detectar crecimientos anómalos para poder monitorearlos con la esperanza de ofrecer una solución de cura.

Aparte de su labor como científico a tiempo completo, Robicquet es emprendedor a tiempo parcial y co-fundador de Crossing Minds, el paraguas que da cobijo a Hai, una plataforma web intuitiva de descubrimiento cultural que aplica la inteligencia artificial de última generación para enriquecer la experiencia humana. Utilizando modelos predictivos y correlaciones de gustos culturales, genera recomendaciones personalizadas sobre música, libros, películas o juegos de video, hasta restaurantes o viajes. Según el propio Robicquet, “desarrollo programas que empoderan a los humanos y les anima a ser mejores versiones de sí mismos”. ¿Un consejo? Nunca pierdas la motivación.