LOYLE CARNERRAPERO

LOYLE CARNER

Británico, 22 años. Este londinense supo hacer de su fragilidad un verdadero don. Fue diagnosticado de dislexia y déficit de atención (de hecho su nombre real es Coyle-Larner, pero una de sus piruetas verbales lo rebautizó), sin embargo, ello no supuso un obstáculo para hacer de la música en general su catarsis, y del Rap en particular, su singular modo de expresión. Digamos que la vida de Carner no se auguraba fácil. Un chaval disléxico del sur de Londres tan aficionado al spoonerismo como a lidiar con los embistes familiares. Comenzó a escribir letras como quien da vida a un diario, con inquietudes, temores y frustraciones. Cuando la vida golpea fuerte el verso puede ser una gran terapia. Y según él mismo confiesa, dar sentido y coherencia a lo que está sintiendo, es la parte más complicada.

Desarrolló el gusto por la poesía en la escuela porque le permitía no poner las palabras en el orden correcto; y supo volcar la frustración por no tener un referente masculino (su padre biológico se separó y el adoptivo falleció) en unas letras desgarradoras de una intensidad emocional que resuena en las entrañas de quien le escucha. Dicen que su música calienta el alma y su sonido es sensible y elocuente (ha bebido de las fuentes de inspiración de Amy Winehouse y Adele). Él mismo compone las letras, el sonido y produce sus vídeos. Si quieres expresar algo concreto, solo tú puedes hacerlo.

Se le ha definido como “la nueva esperanza británica del Hip-Hop” y promete cumplir la profecía, como pionero de una nueva ola de auto-conciencia del rap. Hay veces en la vida se dan ciertas paradojas que solo personas con sensibilidad aguda e ímpetu son capaces de resolver. Podría parecer vulnerable, pero con coraje y sensibilidad hizo de esa vulnerabilidad su fortaleza y su especial manera de expresarse y enfrentarse al mundo. Carner es el vivo ejemplo de lucha y superación, está dotado para recitar la poesía de su generación, es la personificación del talento creativo moderno.